diumenge, 24 de gener de 2016

Victor Alvaro convida a Boadella a l'Almeria Teatre

En resposta a la carta de 5 pàgines publicada a la web d’ELS JOGLARS
VÍCTOR ALVARO convida ALBERT BOADELLA 
a veure una funció d’UBÚadella i no “fer crítiques d’oïdes”

Imatge de la presentació al mitjans de "UBÚadella"   (Foto TV)
Víctor Alvaro, director de l’espectacle UBÚadella ha convidat al dramaturg i director català Albert Boadella a assistir a una de les funcions de l’obra que s’està representant a l’Almeria Teatre perquè l’actual director dels Teatros del Canal pugui opinar en primera persona i no es limiti a “fer crítiques solament d’oïdes”.

En una carta adreçada a Boadella en resposta a la publicada, el dijous 21 de febrer, a la pàgina oficial de la companyia ELS JOGLARS (http://www.elsjoglars.com/noticia4.php?noticia=294) en la que carrega contra Victor Alvaro i l’espectacle UBÚadella, el director de l’Almeria Teatre confessa sentir-se “força perplex” per l’extensa crítica que Boadella li ha dedicat.

Alvaro, ironitza en relació al debat posterior a la funció d’UBÚadella del passat 10 de gener en el que van intervenir tres antics integrants de la companyia Els Joglars i que sembla que, com el mateix Boadella específica en la seva carta, algú va enregistrar per a ell:

“Vaig sobreentendre que tu, millor que ningú, podries apreciar l’homenatge que s’amaga darrera aquesta sàtira, que podries fer palès el teu gran sentit de l’humor, però és cert, ho oblidava, encara no has tingut temps lliure per poder-te passar pel teatre i formar-te la teva pròpia opinió, estaves massa ocupat en escoltar l’àudio del col·loqui de l’altre dia que un amic teu va gravar per a tu”,

El director d’UBÚadella diu que li consta que la setmana passada Boadella anava dient que l’espectacle era una “xorrada” i ara li dedica l’equivalent a cinc pàgines i afegeix: “per ser algú que no t’arriba a la sola de la sabata (i no perquè ho diguis tu, sinó perquè ho dic jo), que em dediquis tant temps, esforç i paraules, és un grandíssim honor”.

Álvaro, a qui Boadella li ha escrit: “dec molt als merdes, o sigui, aprèn xaval, que no m’arribaràs ni al turmell, ni en art ni en coratge” s’acomiada amb la frase: “per sobre de tot, la llibertat d’expressió, sense calúmnies, d’això crec que tracta la nostra professió”.

Podeu recuperar l'entrevista, que varem tenir la oportunitat de mantenir  amb Victor Alvaro.
des de aquest  ENLLAÇ

Victor Alvaro amb l'Enric Sunyol  (Foto TV)
I, per si teniu curiositat, aquí us passem el text integra de la carta
 de Victor Alvaro adreçada a Boadella:

Albert, permíteme que yo también te tutee. No sufras, éste será el mayor abuso de confianza que osaré utilizar hacia tu persona; Dios me libre de echar mano de esos adjetivos y vocablos que tú me profieres, que celosamente guardaré para mí.
Si bien debo confesar que en un principio el hecho de que me dediques una carta ha producido en mí una cierta excitación ególatra, tanta ilusión rápidamente se ha diluido al descubrir que no soy el único a quién diriges tus misivas. Al parecer, tratas con el mismo rasero a todo aquel que obra o piensa de manera distinta a ti. Y me parece justo. Lo que me duele es que hasta la fecha de hoy no hayas venido a ver el espectáculo y que te limites a hacer críticas sólo de oídas (sigo acentuando sólo, porqué aunque la RAE da permiso para no hacerlo, amo tanto el castellano que procuro conservarlo en su origen. Llámame purista, pero soy así, que no asín, aunque ahora también sea correcto. Qué triste.) En fin, nosotros a lo nuestro.

Tengo que confesarte, apreciado maestro, que estoy un tanto perplejo. Al estrenar Ubú President manifestaste “Vamos a ver qué sentido del humor tienen los catalanes”. Es decir, sobreentendí que tú, mejor que nadie, podrías apreciar el homenaje que se esconde tras esta sátira, que podrías hacer alarde de tu gran
sentido del humor; pero es cierto, lo olvidaba, aún no has tenido tiempo libre para poderte pasar por el teatro y formarte tu propia opinión, estabas demasiado ocupado en escuchar el audio del coloquio del otro día que un amigo tuyo grabó para ti. En nuestro más que modesto teatro hacemos coloquios a menudo. Sin ir más lejos, durante la presente temporada, con el espectáculo Camargate 1.1 que tuvimos programado, hicimos un par. ¿Conoces el espectáculo? Es la transcripción de la conversación que se produjo en el restaurante La Camarga entre Alicia Sánchez Camacho y Victoria Álvarez, en la que se sacaban a la luz los trapos sucios de esa familia a la que tanto afecto tienes, Los Pujol. De lo que se podría deducir que no estoy tan adoctrinado por ellos. ¿Sabes que en el Almeria Teatre hace un tiempo también programamos un espectáculo sobre Félix Millet? En ningún caso quiero que interpretes que te pongo en el mismo saco que Los Pujol y Los Millet; si hago hincapié en ello es para dejar claro de una vez por todas que cuando ha tocado denunciar actitudes deleznables y delitos por parte de gente que ostenta el poder lo hemos hecho. 

Pero éste no es el caso de UBÚadella.

Entiendo que en el fondo lo que te ha molestado no es el espectáculo en si, aunque digas que es de ineptos encajar a un artista en la persona de Ubú. ¿Por qué? ¿Es que por alguna razón divina estamos libres de pecado? Tú reconoces que en tu vida hay contradicciones, arte, putadas, aventuras, juicios, exilios, enemigos, lealtades y traiciones, triunfos y fracasos; todo esto lo tiene Ubú Roi y también UBÚadella. Entonces ¿Por qué no intentarlo? Puedo fracasar, lo puedo hacer terriblemente mal, pero lo que no puedo hacer es dejar de intentarlo. 

Me nombras a Quevedo. Cierto, nunca estaré a la altura de Quevedo, nunca. Yo a ti te hacia más Gongoriano, pero por lo visto, no. A ti sí que te importa lo que diga la gente. Y lo respeto, de la misma
manera que respeto la idea que te has forjado de mí y del espectáculo a pesar de no conocernos, ni de haber asistido a ninguna función, en la que te aseguro que serías muy bien recibido por nuestra parte.

Y es que sigo sin salir de mi asombro, tal vez mi estulticia no da para más. Y es que me consta que la semana pasada ibas diciendo que el espectáculo era una chorrada y ahora le dedicas el equivalente a cinco páginas. Para ser alguien que no te llega a la suela del zapato (y no porque lo digas tú, sino porque lo digo yo), que me dediques tanto tiempo, esfuerzo y palabras es un grandísimo honor.

Insisto en mi propuesta de que asistas a una función y así puedas destrozar el espectáculo con argumentos y, si quieres, después hacemos un coloquio. Porqué, en el fondo, con tu carta lo que criticas es un audio de un coloquio con opiniones personales de todos los asistentes, y como comprenderás yo no soy quién para
censurar las opiniones de nadie.

Por encima de todo, la libertad de expresión, sin calumnias. De eso creo que trata nuestra profesión.

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More